Download
slide1 n.
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Marcos 5:24 - 34 PowerPoint Presentation
Download Presentation
Marcos 5:24 - 34

Marcos 5:24 - 34

164 Vues Download Presentation
Télécharger la présentation

Marcos 5:24 - 34

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

  1. Marcos 5:24 - 34 “… y lo seguía una gran multitud, la cual lo apretujaba. Había entre la gente una mujer que hacía doce años padecía de hemorragias. Había sufrido mucho a manos de varios médicos, y se había gastado todo lo que tenía sin que le hubiera servido de nada, pues en vez de mejorar, iba de mal en peor. Cuando oyó hablar de Jesús, se le acercó por detrás entre la gente y le tocó el manto. Pensaba: "Si logro tocar siquiera su ropa, quedaré sana". Al instante cesó su hemorragia, y se dio cuenta de que su cuerpo había quedado libre de esa aflicción………”

  2. Introducción • Era de la “generación salud”. • Búsqueda de la salud física, cura física y el sueño de la eterna juventud.

  3. Enfermedades • Existen enfermedades de todo tipo. • Los científicos quieren hacer nuevos descubrimientos para combatirlas .

  4. Tratamiento - El toque • Uno de los tratamientos es el toque. • Es tan antiguo como la historia de la humanidad • Tiene el poder de relajar y renovar las fuerzas. • Como complemento para: jaquecas, escoliosis, mala circulación, hipertensión, pero no substituye la medicina.

  5. I. Una mujer con problemas A orillas del Mar de Galilea, en Gergesa, en la costa oriental, villa próxima a Gadara; una multitud esperaba a Jesús. Capernaúm Gergesa Luego Jesús fue a los alrededores de Capernaúm, allí estaba la mujer con una enfermedad que le aquejaba por doce años.

  6. ¿Se pueden imaginar tener una enfermedad que cause una hemorragia intensa por doce años? Una vida difícil. • Debilidad, • Limitaría las actividades, • Demasiado dinero gastado, • Exámenes dolorosos, • Sin ninguna esperanza de curación.

  7. ¿Quién era ella? • No sabemos casi nada de ella, ni su nombre, su familia, pero sabemos de su fe. • Estaba en un situación vergonzosa. • Era considerada inmunda por las leyes judaicas, no podía casarse, convivir con nadie (amigos, ni familia). • El que la tocase necesitaba un ritual de purificación.

  8. Fue excluida del culto y de presentarse en el templo. • Ningún médico podía ayudarla, había gastado todo. • Durante 12 años, las camas, ropas y lugares en que se sentaba eran impuros. • Al oír de las curaciones de Cristo, revivió su esperanza y no dudó.

  9. II. Cuando la multitud impide • Para acercarse a Jesús tenía que enfrentar dos preconceptos: • Ser impura según la ley (Levítico 15: 25-33, 20:18)y, • Ser mujer. • Pero no pudo acercarse a Jesús, ni en la orilla del mar, ni en la casa de Leví Mateo, había mucha gente alrededor de El.

  10. El Señor nunca nos abandona en la desesperación. • Ella no pudo ir hasta El, pero El se acercó a ella. • No podía hablar con El, no confiaba en el manto de Jesús sino en el propio Jesús, eso era suficiente.

  11. Cuando estuvo muy cerca de Jesús, consiguió tocar su manto con la punta de sus dedos. • Solo pudo tocar la borla del manto de Jesús. • Y al instante la hemorragia cesó. Sintió que todos esos años de sufrimiento finalizaron y estaba curada totalmente.

  12. III. ¿Quién me toco? • Muy agradecida pero reconociendo su indignidad trato de retirarse por entre la multitud. • Jesús volteó en su dirección y preguntó: ¿Quién me tocó? El sabía quién lo había tocado. • La sociedad la rechazaba, necesitaba una restauración social. • Ella vino y se postró a los pies de Jesús y manifestó su fe públicamente. Públicamente Jesús anunció su curación.

  13. Somos seres sociales y no vivimos para nosotros mismos. • Necesitamos de las relaciones interpersonales para completar nuestra existencia.

  14. Ella sabía lo que es vivir aislada. • Su comunidad sabía de su mal y conocía su dolor pero nadie tenía la solución. • Tenía que pasar un buen tiempo para regresar a la convivencia social y el pueblo necesitaba saber que efectivamente estaba curada. • Y Jesús dijo públicamente “¡hija, tu fe te ha sanado! Ve en paz y queda sana de tu aflicción”.

  15. Nada pasa desapercibido por Dios. • Todo lo que sentimos, deseamos, lo que hacemos lo ve nuestro Dios misericordioso. • El poder de Jesús trae restauración física, social y emocional. • ¡Comenzar una nueva vida, tan solo con un toque!

  16. IV. Conclusión • Dios quiere restaurarnos física, social y espiritualmente. • Necesitamos tocar a Jesús. • No es un Dios de multitudes sino de individuos. • Conoce nuestras dificultades, dolores y nos socorre según nuestras necesidades. • Muchos no fueron curados aunque tocaron a Jesús ¿Por qué? • Muchos hoy aprenden de Jesús , estudian su Palabra, lo respetan pero no son transformados ¿Por qué?

  17. “Porque la cura o la transformación, el cambio de vida o de rumbo, sólo ocurre mediante la confianza real, la fe legítima en Él y no mediante un mero contacto con su evangelio, con su iglesia o con su historia. Hoy las personas conocen muchas cosas, pero poco conocen de Dios. Jesús compensará a aquellos que lo satisfacen de manera real. El toque de Cristo no transformará a todos, solamente a los que lo deseen fervientemente. Aquellos que se dejen atraer por Cristo serán ayudados infinitamente”.

  18. 1 Pedro 5:7 • “Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes”. • Jesús está dispuesto a darnos la curación que necesitamos. • Su toque de amor alcanza nuestra alma y nos cura. • Toca nuestro corazón y nos transforma. • Toca nuestra vida y la restaura. • Toca nuestra fe y la hace crecer. • Toca nuestra mente y la hace entender sus verdades y su amor.

  19. Todos buscan e intentan ser felices, pero la verdadera felicidad está a los pies de Jesús. • Nuestro ser se renueva cada mañana al encontrarnos con el Señor. Somos TRANSFORMADOS por OBEDIENCIA COMUNION CONTEMPLACIÓN

  20. Oremos Señor, toca mi vida para tener humildad suficiente para reconocer que sin Cristo, la enfermedad del pecado no tiene curación. Que tengamos fe suficiente para creer en la gracia perdonadora de Jesús y que Dios nos bendiga, nos salve y cure nuestro corazón, manteniéndonos fieles hasta que recibamos la transformación eterna. ¡Amén!