Download
slide1 n.
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Padre Mateo Bautista - Religioso Camilo PowerPoint Presentation
Download Presentation
Padre Mateo Bautista - Religioso Camilo

Padre Mateo Bautista - Religioso Camilo

322 Vues Download Presentation
Télécharger la présentation

Padre Mateo Bautista - Religioso Camilo

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

  1. El duelo: Sufrimiento, pascua y resurrección Padre Mateo Bautista - Religioso Camilo

  2. Duelo • Duelo es el reciclaje del sufrimiento. • Sanar las heridas abiertas es elaborar el duelo. • Hacer el duelo es e-laborar el sufrimiento: • trabajarse en el sufrimiento.

  3. Causa del sufrimiento El duelo es la actividad y actitud de la persona ante la reacción emocional, espontánea y natural que provoca el sufrimiento producido por: - Pérdida de bienes, prestigio, posición, afectos, libertad, amores, amistad, matrimonio, (divorcio), vínculos (adopción), identidad personal, autoestima, ilusiones, honor, verdad, posibilidades, salud, integridad corporal, raíces culturales, patria, trabajo... - Omisión de lo que no se pudo tener, ser, hacer, amar o ser amado. - Alejamiento o separación parcial o definitiva de alguien amado. - Muerte de seres queridos y la propia muerte cercana.

  4. Hacer el duelo (Proceso activo y sanante del sufrimiento) Pérdidas Alejamientos Omisiones Muertes Sufrimiento Estar en duelo (Proceso pasivo y negativo que no sana el sufrimiento) Más sufrimiento Estar en duelo no es hacer el duelo

  5. Fases del sufrimiento - Aturdimiento inicial: el sufrimiento puede dejar anestesiado, perturbado, mudo, incluso privado de autonomía de pensamiento, palabra y acción.- Lamentación: surgen las primeras expresiones inarticuladas, las exclamaciones, abundan los gestos, viene la queja: "¡No lo puedo creer!"- Negación: "¡No, no es cierto!"- Rechazo: ¡No, no lo acepto!- Miedo y ansiedad: "¡ Y si me sucediera...!"- Culpa: "¡Si yo no hubiese...!"- Bronca: "¿Por qué a mí?" "¿Por qué se lo hicieron, Dios?" - Tristeza profunda "¿Qué sentido tiene ya...?"- Resignación: "¡Me tocó a mi. Es la fatalidad!"- Recobrando serenidad interior: "¡Después de tanto sufrimiento, estoy recobrando la paz!"- Integración y resignificación: "¡Hay que volver a vivir. Mi ser querido me quiere feliz!" La sabia psicología humana necesita de estas fases para encajar un golpe tan fuerte. Lo preocupante es estancarse en una de ellas y no llegar a la aceptación y superación.

  6. Tipos de duelo - Anticipado. Precedido con tiempo y pleno conocimiento de la situación, permite prepararse anímicamente.- Retardado. Por no asumir la realidad o por preocupaciones urgentes, no se afronta la situación y se demora el proceso de aceptación y, por consiguiente, perdura el sufrimiento y la falta de elaboración positiva. En cualquier momento, el sufrimiento aflorará...- Crónico. La reacción luctuosa dura años, produciendo constante sufrimiento. No cede por sufrir más.- Emergente. El sufrimiento reaparece según etapas, fechas, circunstancias...- Patológico. La muerte desencadenó mecanismos tales de defensa que alteró emocionalmente a la persona, que necesitará apoyo profesional y espiritual.- Extraordinario. Ocasionado por situaciones críticas de la muerte: aborto, suicidio, homicidio, tortura, cuerpo sin aparecer, guerras, catástrofes...- Comunitario. Afecta a muchas personas y por mucho tiempo.- Saludable. Tras un proceso de elaboración del sufrimiento, se llega a la paz y serenidad.

  7. Finalidad del duelo La finalidad del duelo tras la muerte de un ser querido es dar expresión y cauce sano a los sentimientos, serenando el sufrimiento, dominado la pena de la separación, integrando la extrañeza física, aceptando cognitivamente la realidad de la muerte, reorientando positivamente la energía afectiva con un proyecto pleno de sentido, amando con un nuevo lenguaje de amor al fallecido a quien, como creyentes, ponemos en las manos misericordiosas de Dios en la esperanza firme de la resurrección, donde nos ama con el amor purificado y pleno de Dios.

  8. El duelo es un proceso Si el sufrimiento tiene sus leyes, el duelo también tiene sus leyes.

  9. Sanadores heridos

  10. Lugares de elaboración del duelo

  11. Lugares de elaboración del duelo

  12. Lugares de elaboración del duelo

  13. Lugares de elaboración del duelo

  14. Lugares de elaboración del duelo

  15. El proceso del duelo La importancia de desahogarseAceptar las fases...Identificar los obstáculosEl lenguajeAtención a los mensajesEl desapego¿Dónde está el muerto?El factor tiempoLa aceptación de la realidadNo idealizar al muertoLo entiendo, pero mi corazón...Fundamental: purificar el amor Sanar el resentimiento y culpaReconducir a las preguntasLa ayuda de la fe buenaLa resurrección, esencialDuelo: personal y comunitarioNo hacer la agenda al muertoLas recaídas emocionales¿Todo en homenaje al muerto?Un proyecto de vidaDel sufrimiento al crecimientoEl final del dueloJesús: modelo de hacer el duelo www.pastoralduelo.com

  16. Diferencias Ella / El

  17. Credo de la familia en duelo

  18. Jesús: modelo de salud Sano Saludable Sanador Saneador Salvador

  19. Jesús: modelo en el sufrir Jesús no se abandono en el sufrimiento. Jesús no abandono a los demás en su sufrimiento. Jesús no quiso ser abandonado en su sufrimiento. Jesús no abandonó al Padre. Jesús no se sintió abandonado por el Padre. Jesús se abandonó en el Padre.

  20. Jesús: modelo de elaborar el duelo Jesús no busco el sufrimiento. Jesús aceptó el sufrimiento para elaborarlo. Jesús hizo del sufrimiento crecimiento. Jesús redimió con el sufrimiento. El sufrimiento fue una Pascua para Jesús.

  21. Jesús: es la resurrección Jesús respondió: «Yo soy la RESURRECCION. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. Y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás ¿Crees esto?» (Jn. 11, 25-26)

  22. La vida eterna Queridos, no lloren. Yo voy al Señor, voy a esperarlos a la gloria. Muero, pero mi amor no muere: los amaré en el cielo como los he amado en la tierra. No se dejen abatir por la pena. ¡No miren la vida que acabo sino la vida que comienzo! Sólo les pido que me recuerden ante el altar del Señor. (Ultimas palabras de Santa Mónica, madre de S. Agustín, "Confesiones", libro IX, cap. XI)

  23. La esperanza No llores si me amas... Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo... Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos... Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos los horizontes, los campos y los nuevos senderos que atravieso... Si por un instante pudieras contemplar como yo la belleza ante la cual las bellezas palidecen... ¡Cómo! ... ¿Tú me has visto, me has amado en el país de las sombras y no te resignas a verme y amarme en el país de las inmutables realidades?

  24. La esperanza Créeme. Cuando la muerte venga a romper tus ligaduras como ha roto las que a mí me encadenaban, cuando llegue el día que Dios ha fijado y conoce, y tu alma venga a este cielo en el que te ha precedido la mía... Ese día volverás a verme. Sentirás que te sigo amando, que te amé, y encontrarás mi corazón con todas sus ternuras purificadas.

  25. La esperanza Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis feliz. Ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo, que te llevaré de la mano por los senderos nuevos de luz y de vida. Enjuga tu llanto y no llores, si me amas.

  26. El duelo en Internet www.pastoralduelo.com