Download
tema 2 n.
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Tema 2 PowerPoint Presentation

Tema 2

164 Vues Download Presentation
Télécharger la présentation

Tema 2

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

  1. Tema 2 Delimitaciones y aproximaciones conceptuales en la interpretación de la Discapacidad (Discapacidades)

  2. Evolución terminológica y conceptual. • Heterogeneidad Terminológica y Conceptual. • Terminologías y Conceptualizaciones Vigentes. • Organización Mundial de la Salud y Naciones Unidas. • Asociación Americana sobre Retraso Mental. (AAMR) • Ámbito educativo español: El concepto de Necesidades Educativas Especiales y otras aportaciones. • Modelos conceptuales sobre discapacidad. • Modelos conceptuales y explicativos con ubicación temporal sobre personas con discapacidad psíquica. • Modelos conceptuales y explicativos de la discapacidad desde la multidisciplinariedad. • Modelos conceptuales y explicativos de la discapacidad desde las teorías del déficit y no déficit. • Modelos basados en el déficit. • Modelo de campo • Modelo del retraso en el desarrollo • Modelos no deficitarios o basados en la evaluación de necesidades. • Modelo de competencia social (Discapacidades)

  3. Evolución terminológica y conceptual. • Heterogeneidad Terminológica y conceptual Algunas de las denominaciones empleadas en diferentes épocas han sido: • Referidas a personas con limitaciones psíquicas-oligofrénico, débil mental, disminuido, retardado, deficiente intelectual, subnormal, retrasado, discapacitado y minusválido-. Algunos de ellos todavía están vigentes, pero la denominación más adecuada es personas con discapacidad psíquica. • Referidas a personas con limitaciones físicas y/o sensoriales-lisiados, impedidos, tullidos, paralíticos, inválidos, desvalidos, mutilados, etc-. Actualmente se emplea personas con discapacidad física o sensorial (visual o auditiva). • Referidas al proceso de atención-prevención, reeducación, readaptación, rehabilitación, habilitación, correctiva, remedial, reinserción, recuperación, intervención educativa o psicopedagógica. El proceso comprende tres objetivos generales de acción: prevención, rehabilitación o intervención e integración. • Con el fin de unificar criterios, la OMS propuso que se utilizara el término subnormalidad mental a nivel general y a nivel específico deficiencia mental para aquellos casos biológicamente determinados y retraso mental para los socialmente discriminados. (Discapacidades)

  4. Evolución terminológica y conceptual. • Terminologías y conceptualizaciones Vigentes • Organización Mundial de la Salud y Naciones Unidas. En 1983, el INSERSO edita la versión castellana de la clasificación publicada por la OMS: “Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías. Manual de Clasificación de las consecuencias de la enfermedad (CIDDM)”. En ella se establecen distinciones entre deficiencia, discapacidad y minusvalía. El mismo año, las Naciones Unidas publican el “Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad”. La aportación más importante de la CIDDM es su clasificación de las consecuencias de la enfermedad en tres niveles: • Deficiencia: toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Pueden ser intelectuales, psicológicas, del lenguaje, de la audición, de la visión, viscerales, musculoesqueléticas, desfiguradotas, generalizadas, sensitivas etc. La pérdida puede ser permanente o temporal. • Discapacidad: toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano. Pueden ser de conducta, comunicación, cuidado personal, locomoción, destreza, situación, de una determinada aptitud, etc. Se trata de una disminución en la funcionalidad operativa del individuo. • Minusvalía: situación desventajosa para un individuo, consecuencia de una deficiencia o discapacidad, que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso (en función de edad, sexo y factores socioculturales). Puede manifestarse relacionada con la integración social, el trabajo, la independencia física, la autosuficiencia económica, etc. En 2001, la OMS presenta la CIF (Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud), que se ocupa del funcionamiento y la discapacidad asociados con las condiciones de salud. La palabra “funcionamiento” abarca como aspectos positivos la integridad funcional y estructural del cuerpo, incluyendo la psique; así como la actividad y la participación. Al término “discapacidad”, se le asigna una mayor amplitud al ser representativo de otros como deficiencia, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación. En esta clasificación, se consideran deficiencia a los problemas en las funciones o estructuras corporales, como una desviación significativa o una pérdida. (Discapacidades)

  5. Evolución terminológica y conceptual. • Asociación Americana sobre Retraso Mental Esta asociación es la más antigua en su campo. Formada por profesionales y por otras personas preocupadas por el retraso mental y por otras discapacidades relacionadas, de ella emana el nuevo concepto de retraso mental, sustituyendo en su denominación el vocablo deficiencia por el de retraso. Su objetivo es avanzar en el conocimiento y habilidades de los profesionales en el campo del retraso mental mediante el intercambio de información; dirigiendo sus esfuerzos a mejorar las oportunidades en la vida de estas personas y sus familias, y proponiendo apoyos y servicios para una plena participación e inclusión en la comunidad. En los años 60, en su Manual sobre terminología y clasificación sobre el retraso mental, se incluye por primera vez la alusión al comportamiento adaptativo como elemento relacionado con un funcionamiento intelectual por debajo de la media en los casos de retraso mental. Así, se establecen tres criterios para caracterizar el retraso mental: • Funcionamiento intelectual significativamente inferior a la media, distinguiéndose cinco niveles de retraso al realizar un test de inteligencia: límite (83-67), ligero (66-50), moderado (49-33), severo (32-16) y profundo (menos de 16). • Manifestación durante el desarrollo, adolescencia y juventud incluidas, para englobar a todos los sujetos que presenten retraso mental debido a accidentes y abuso de sustancias tóxicas. • Deficiencias en el comportamiento adaptativo. En 1973, se elimina la categoría límite, se reclasifica el cociente intelectual en: ligero (67–52), medio (51–36), severo (35–20), profundo (menor de 20). A partir del 1983 adquiere una mayor importancia la conducta adaptativa. Decrece la importancia del cociente intelectual; surgiendo una serie de profesionales que tratan de sustituir el modelo exclusivo del déficit por un modelo de competencias. (Discapacidades)

  6. Evolución terminológica y conceptual. La AAMR se pronuncia al respecto por medio del manual Retraso Mental, redefiniendo el retraso mental como las limitaciones sustanciales en el funcionamiento actual, caracterizado por un funcionamiento intelectual significativamente inferior a la media, que generalmente coexiste junto a limitaciones en dos o más de las siguientes áreas de habilidadesde adaptación: comunicación, autocuidado, vida en el hogar, habilidades sociales, utilización de la comunidad, autodirección, salud y seguridad, habilidades académicas funcionales, tiempo libre y trabajo. El retraso mental se ha de manifestar antes de los dieciocho años de edad. Así, el retraso mental deja de ser un rasgo absoluto del individuo, considerándose la interacción entre la persona con limitación intelectual y el entorno. Las áreas de habilidades de adaptación determinan la dirección de los apoyos, existiendo grados diferenciadores: • Apoyo intermitente: caracterizado por su naturaleza episódica, siempre que sea necesario. Puede ser de alta o baja intensidad. Puntuales. • Apoyo limitado: apoyo intensivo caracterizado por darse en un tiempo limitado pero no intermitente. Suele requerir menor número de profesionales y menos coste que otros niveles. • Apoyo extenso: caracterizado por una implicación irregular en algunos entornos y sin limitación temporal. • Apoyo generalizado: caracterizado por su constanciay su elevada intensidad en distintos entornos, con posibilidad de mantenerlo durante toda la vida. Requieren más personal y duración. (Discapacidades)

  7. Evolución terminológica y conceptual. • Ámbito educativo español: El concepto de necesidades Educativas Especiales y otras aportaciones Si la LISMI concedió especial importancia al término minusvalía relacionado con la integración social, la LOGSE introduce en el ordenamiento jurídico el concepto de necesidades educativas especiales como alternativa a otras terminologías, asociándolo a la política de integración en la enseñanza ordinaria. Partiendo de que todo alumno necesita de ayudas pedagógicas durante su escolaridad, se consideran necesidades educativas especiales las de los alumnos que, además y de forma complementaria, precisan otras menos usuales, temporal o permanentemente. Así, la LOGSE contempla los mismos objetivos educativos para estos alumnos que para los demás, estableciendo el principio de la adecuación o adaptación de las enseñanzas a las necesidades de los alumnos, pues la enseñanza debe permitir a cada alumno particular progresar en función de sus capacidades y de sus necesidades, sean o no especiales. (Discapacidades)

  8. Modelos conceptuales sobre discapacidad. • Modelos conceptuales y explicativos con ubicación temporal sobre personas con discapacidad psíquica Hay una serie de modelos predominantes desde la antigüedad: • Modelo demonológico, la persona estaba poseída por demonios (edad media).Solución, exorcismo • Modelo médico biológico, la persona como enfermo (griegos romanos y a partir del XVI hasta los años 50-60). Solución, tratamientos médicos y psicocirugía • Modelo intrapsíquico, la persona es un enfermo, si bien el trastorno tiene base psíquica, poco utilizado en discapacitados psíquicos, (a partir de finales del XIX). Solución, tratamiento psicológico • Modelo de conducta anormal, la persona tiene conductas desadaptadas aprendidas y déficits de conductas adaptativas (a partir de principios del XX). Solución, Instrucción directa según el análisis funcional de la conducta • Modelo cognitivo, la persona carece de estrategias cognitivas necesarias para aprender y de conductas adaptadas (años 80 del XX). Solución, técnicas de reforzamiento encubiertos, inoculación de estrés y sensibilización • Modelo basado en la calidad de vida, la persona es considerada como un ciudadano en desarrollo (años 90). Solución, intervención en la comunidad para que atienda las necesidades individuales y familiares, y técnicas basadas en modelos médico, cognitivo y de conducta normal (Discapacidades)

  9. (Discapacidades)

  10. Modelos conceptuales sobre discapacidad. • Modelos conceptuales y explicativos de la discapacidad desde la multidisciplinariedad Las discapacidades pueden contemplarse desde varios enfoques y técnicas disciplinares, diversas conceptualizaciones, diversas atribuciones causales y tipos de intervenciones plurales. En consecuencia han aparecido distintos modelos para explicar la discapacidad. • Modelos conceptuales y explicativos de la discapacidad desde las teorías del déficit y no déficit • Modelos basados en el déficit. Se caracterizan por fijarse en los déficits o alteraciones, considerando la conducta como manifestación de las mismas. Pueden ser de tipo biomédico, psicológico o sociocultural. Consideran la discapacidad un síntoma de una deficiencia que puede ser orgánica (modelo biomédico), intelectiva (modelos psicométrico), de dificultad de aprendizaje (modelo de aprendizaje) o por situaciones socioambientales (modelo social). Debe intervenirse desde diversos modelos por la intercausalidad biopsicosocial de la persona. • Modelo de campo. Ubicado en el campo de la salud, fue propuesto por el interconductismo y tiene presente la interacción entre variables biológicas y medioambientales. Al estudiar los factores que influían en las causas de la enfermedad, se encontraron como variables fundamentales las variables comportamentales y los estilos de vida, apareciendo la medicina comportamental o salud conductual. • Modelo de retraso en el desarrollo. Fundamentado en diversas teorías, unas veces aparece ubicado en las teorías del déficit y otras en las del no déficit, en función de la perspectiva del autor. Introduce como variables el hecho de que el retardo en el desarrollo puede ser cuantitativo o cuantitativo-cualitativo y la consideración del desarrollo desde el enfoque madurativo, constructivista y conductual. (Discapacidades)

  11. Modelos conceptuales sobre discapacidad. Considerando el desarrollo como los cambios progresivos en las interacciones entre el funcionamiento biopsicológico de la persona y su ambiente, se establece una intercausalidad biosicosocial en cualquier tipo de comportamiento. La teoría Evolutiva o del Desarrollo, enfocada a discapacitados, se denomina “teoría interconductual de retardo en el desarrollo”, retraso medido mediante comparación entre sujetos con y sin deficiencia y usando generalmente como criterio la edad mental. Asociada a esta teoría aparecen la “teoría genetista” (retraso mental asociado a las variaciones poligénicas) y la “teoría diferencial” (reconoce diferencias aunque los factores ambientales sean dénticos para toda la población). Si el déficit está en todos los repertorios conductuales se considera retardo generalizado o armónico, mientras que si es parcial, se considera retardo específico en función de las áreas afectadas. El retardo generalizado fundamenta la cuantitividad, basada en una diferencia exclusivamente cuantitativa entre retrasados y no retrasados, en la que el aprendizaje es más lento pero con las mismas secuencias. No se necesitarían métodos de educación especial, sino que el niño aprende según su capacidad con métodos ordinarios. El retardo específico implica cuantitividad y cualitividad y defiende la postura de una educación especial. Los repertorios conductuales no adaptados originan el modelo conductista de tratamiento comportamental o conductual, muy usado con personas con discapacidad. (Discapacidades)

  12. Modelos conceptuales sobre discapacidad. • Modelos no deficitarios o basados en la evaluación de necesidades. Modelos que no centran la atención en los déficits de las personas, sino en sus necesidades especiales, explicándose la discapacidad por las necesidades del discapacitado, que deben determinarse para proporcionar el apoyo preciso para su mejor desenvolvimiento personal e integración. Una vez evaluadas las necesidades, los recursos correspondientes deben centrarse en los contextos y en la interacción de éstos y las personas. Apoyándose en el principio de normalización, se promueven programas para facilitar la integración familiar, escolar, sociocomunitaria y laboral. Las estrategias se dirigen a una valoración contextual, provisión de recursos, optimización de servicios y actuaciones preventivas. • Modelo de competencia social. Modelo organizacional de actuación, que trata de promover la competencia individual y el desarrollo de comunidades y organizaciones competentes desde la perspectiva de necesidades. Aparece en el ámbito de la psicología comunitaria como reacción al modelo clínico tradicional, basado en el déficit. Su aplicación comprende el área de salud, de servicios sociales y la educativa. La competencia individual, grupal o comunitaria consiste en estar preparado para resolver los problemas por uno mismo (ser competente). Este objetivo requiere proporcionar los medios necesarios para ello, ayudar pero no hacer las cosas por otros. Es un modelo asociado al modelo ecológico-conductual, que determina las actividades y habilidades a aprender para la integración. Concede gran importancia a la prevención primaria, que en su nueva concepción se centra en proveer de recursos y servicios, pasando de ser un modelo asistencial a preventivo y cambiando también los conceptos de los sistemas de apoyo y los roles profesionales, aumentando la calidad de vida mejorando el bienestar social. (Discapacidades)